Una de las competencias más importantes en dirección de proyectos es el liderazgo. Desarrollar esta
habilidad y aplicarla en los proyectos no es tarea fácil. Hay personas que de manera natural ejercen como
líderes y otras, la gran mayoría, tienen que estudiar y poco a poco, proyecto a proyecto desarrollar esta
competencia y madurar su liderazgo.


En este sentido, tu equipo nunca te eligirá como líder si no te ensucias las manos con ell@s. No esperes
que los objetivos del proyecto se cumplan simplemente porque tú los transmites al equipo.


Llegar el primero al trabajo, dar los buenos días, conocer los nombres de las personas que conforman tu
equipo, hablar con ellos, preguntar si necesitan ayuda y en tal caso, ayudar tú mismo. Si es necesario
barrer coge una escoba y barre, si es necesario apretar un tornillo, coge la llave y apriétalo. Sufre con
ell@s el calor intenso del sol del desierto y el frío que paraliza tus manos en una mañana helada de
invierno.


El respeto y la credibilidad no se consiguen estrictamente desde la autoridad y el poder, sentado en un
«trono dorado». Al contrario, la humildad es una cualidad tremendamente poderosa, utilízala.
Para ilustrar esto que os digo, os muestro una escena de la película «Fury». En esta escena un mando
superior ordena a los comandantes de los tanques un difícil objetivo. Este mando superior tiene poder y
autoridad pero desde luego no es considerado como un líder por el resto de comandantes. Incluso uno de
ellos se mofa de él, «¿Todavía te sigues afeitando la cara?» …


Haciendo click aquí puedes ver el clip de la película.

Abrir chat
¿En qué puedo ayudarte?