Conseguir un equipo virtual cohesionado no es nada fácil. Es responsabilidad del líder del proyecto desarrollar ese sentido de camaradería que ayudará a asegurar el éxito del proyecto.

Equipos coubicados

Por todos es sabido que un grupo de personas no es un equipo, simplemente están asignadas a una tarea o un esfuerzo que debe ser común. Para conseguir un equipo, debe haber un compromiso mutuo de colaboración para anteponer el bien del equipo y por tanto del proyecto a las necesidades individuales.

Conseguir esto cuando los equipos comparten una misma ubicación es mucho más sencillo. No olvidemos que somos seres sociales que interactuamos los unos con los otros, compartimos ideas y opiniones sobre el proyecto, nos comunicamos, nos relacionamos y nos conocemos mutuamente. Pero cuando ese equipo es completamente virtual, puede ser más difícil crear esa atmósfera de equipo.

En este tipo de entornos de trabajo los miembros del equipo pasan más tiempo trabajando de forma individual sin posibilidad de interactuar mutuamente los unos con los otros y las pantallas pueden llegar a ser más una frontera infranqueable que una plaza o un ágora en la que compartir ideas, soluciones y conocimiento beneficioso para el proyecto.

En Project Management, al liderar este tipo de entornos debes hacer uso de tus habilidades de gestión de equipos para afrontar estos desafíos y conseguir equipos altamente cohesionados. Para ello te muestro algunas pautas que te pueden dar resultados satisfactorios:

  • Al inicio, céntrate en las personas. El objetivo es conocer a la “persona real” que hay detrás de la pantalla, lo cual nos ayudará a gestionar al equipo en etapas posteriores del proyecto. Para ello dedicar un tiempo a mantener conversaciones sobre anécdotas o sobre el póster que hay detrás de ellos puede ayudar significativamente.
  • Establece por consenso un horario de trabajo. Con personas ubicadas en diferentes geografías y franjas horarias es muy probable que las personas no estén en línea al mismo tiempo.  Trabajar juntos para identificar buenos horarios de reunión y comprender cuándo trabajarán los colegas ayudará a facilitar la comunicación y el compromiso.
  • Potencie la comprensión en las primeras sesiones. Cuando los equipos están coubicados, la reunión diaria de pie facilita que los miembros pregunten sobre sus inquietudes o sus dudas y se hace más fácil explicar los antecedentes del proyecto a todo el equipo. Sin embargo, en los equipos virtuales en las primeras etapas del proyecto este tipo de interacciones puede tardar en surgir y por tanto esta curva de aprendizaje puede extenderse más de lo habitual. Para superar esta etapa dedique un tiempo al inicio de cada sesión a potenciar las preguntas y respuestas del equipo de proyecto.
  • Encuentre su Way Of Work. En cada proyecto tendrá un enfoque diferente, predictivo, ágil o híbrido. Trate de involucrar al equipo en la elección de las técnicas, herramientas y principios que más beneficien al proyecto. Con esto conseguiremos aceptación, consenso y participación en la gestión del proyecto.

Al no tener conversaciones mientras tomas un café, no poder leer el lenguaje corporal o no poder interactuar cara a cara, entonces la construcción del equipo de proyecto se puede resentir significativamente.

Tradicionalmente en la primera fase de todo proyecto se potencia la creación del equipo. En los equipos virtuales esto debe ser un compromiso real del conjunto y se debe cuidar con más esmero que en otros entornos.

Prueba gratuitamente nuestro Curso de Preparación a la certificación PMP, haz clic en el siguiente enlace:

https://laurumacademy.com/curso/curso-de-preparacion-a-la-certificacion-pmp/

Ponemos a tu disposición el mejor material didáctico con explicaciones sencillas, directas y sin rodeos. Si lo necesitas pregunta por nuestro sistema de becas y ayudas.¡Te esperamos!

Más información de nuestro curso de certificación haciendo click en el siguiente botón:

Abrir chat
¿En qué puedo ayudarte?